Manuel Godoy
this site the web

Director de Banda y Orquesta

La música como herramienta de inclusión social

   

  En esta entrada de mi blog, quisiera compartir un resúmen de la conferencia que hice el pasado 23 de Octubre en el Ayuntamiento de Montserrat.

 El tema de esta conferencia es la Música como instrumento de inserción social o más bien sobre la influencia y poder que la música puede llegar a tener para integrar a las personas en un mismo entorno social. Dicho así, consideraré el término inserción como sinónimo de integración.

   Lo primero sería explicar en un sentido global a qué nos referimos con inserción social. Podríamos definirlo, como el proceso mediante el cual un individuo adquiere consciencia de pertenencia a un grupo. Un individuo integrado por tanto, es aquel que se encuentra unido y  en relación con los demás. También de modo general, podríamos considerar la inserción social, a un proceso mediante el cual este individuo, acepta unas normas consensuadas por el grupo de manera democrática.  En este sentido del término, me atrevería a definir tres tipos de integración: una primera sería la racional, con la que el individuo tiene plena consciencia de pertenencia al grupo, con unas consecuencias derivadas en cuanto a responsabilidades y obligaciones con él mismo y con los demás. La segunda, la inserción emocional, en la que el individuo además, se identifica con los valores y características que definen al grupo y por tanto es capaz de crear lazos de empatía entre sus miembros y por último, una inserción social, en la que el individuo se siente como un “igual” con la misma consideración y tratamiento que el resto de integrantes.  Desde mi punto de vista, para que la inserción social sea plena, deben aparecer los tres tipos.
 
     Las herramientas que nos permiten llegar a esta plena inserción, están definidas por múltiples estudios e itinerarios experimentales y en ocasiones responden a complejos programas sociales propuestos por el Estado, aunque en ocasiones también por organismos sociales no gubernamentales.


     En el caso que nos ocupa, cuando esta inserción social viene ayudada  por la acción directa de la Música, el proceso se vuelve algo más complejo.  Y es que, es  evidente la capacidad que tiene la música para influir en el ser humano, a todos los niveles, tanto psicológico, intelectual, emocional…y que la experiencia y sobre todo la historia, nos ha demostrado que la Música contribuye a desarrollar aspectos extra-musicales, como el sentido de colectividad, el sentido de pertenencia, la disciplina, la responsabilidad con uno mismo y con los demás, eleva la autoestima…y un largo etcétera.  “Hacer música”, implica una necesaria comunicación entre las personas, lo que provoca irremediablemente un desarrollo de la amistad y un entendimiento mutuo convirtiéndose así en un buen medio de transformación social.

      En las últimas décadas hemos sido testigos de la aparición de novedosos proyectos de educación artística y musical en los que la preocupación se centra en los problemas que rodean a los niños y jóvenes. Tanto en el ámbito de la educación académica como de la no formal, las artes, y principalmente la música, aparece como fundamental para la integración social, y por qué no decirlo, en construcción de la ciudadanía. 

    En palabras del maestro Jose Antonio Abreu, mentor del “Sistema de orquestas juveniles de Venezuela”, “La música es el instrumento irremplazable para unir a las personas”.      

      Este llamado “SISTEMA” es un verdadero ejemplo vivo de inserción social mediante la música. Consiste básicamente en un programa social del Estado venezolano para combatir las desigualdades sociales y educativas a través de la música. De esta manera, reune a niños y jóvenes con riesgo de exclusión social por diversas razones, desde niños con dificultades de aprendizaje y necesidades educativas especiales, como pueden ser ciegos, sordos o autistas, pero también niños de zonas deprimidas en las que hay muchas posibilidades de fracaso escolar y faltay de alternativas culturales. También se crean orquestas penitenciarias, con lo que se favorece la inserción. Los resultados de este sistema, son sorprendentes, no sólo por dotar a cada ciudad de una Orquesta y elevando el nivel cultural de, en este caso, Venezuela, con figuras prominentes en el panorama musical como el caso del famoso Director de Orquesta Gustavo Dudamel (Los Angeles, Gotemburgo y Simon Bolivar), también y lo más importante, ha servido para mejorar la calidad de vida de una población desfavorecida mejorando la convivencia e inserción social. Es un modelo que se está copiando en otros países, como por ejemplo en Colombia con su proyecto “Batuta”, Perú, Chile o Inglaterra, con su programa “In Harmony”, cuyo desarrollo ya está dando unos resultados similares. Algunos de estos proyectos han tenido una amplia difusión mediática aunque aún se encuentran en pleno proceso de desarrollo.



       Evidentemente, todos estos proyectos tienen un trasfondo político, cuyo objetivo final es la creación de orquestas. Afortunadamente no todos los proyectos tienen esta finalidad. Hay otros, de menores dimensiones y de menor trascendencia mediática que surgen de iniciativas particulares, como organizaciones no gubernamentales que trabajan tanto desde las  escuelas de música como en asociaciones vecinales y por supuesto las Sociedades Musicales.
       En España, la consideración de la Música a niveles tanto educativos como socio-culturales, ciertamente no atraviesa sus mejores momentos. A nivel académico, hemos atravesado en las últimas décadas diferentes reformas educativas donde las artes y en concreto la música, han tenido y tienen desde mi punto de vista una presencia testimonial, que pienso a título personal, es insuficiente. La educación musical de los futuros ciudadanos y por ende del futuro público, que son quienes en definitiva deben llenar las salas de concierto y demandar música a través de diversos espacios, constituye una cuestión casi tan importante como la creación de orquestas y escuelas de música. Sería un total contrasentido llenar un país de salas de conciertos, teatros y palacios de ópera, para que sólo asistan un 1 por cien de la población.
       La situación actual, en la que vemos Orquestas al borde de la desaparición, músicos, directores y compositores en una situación laboral complicada…, hablar de función social e inserción social de la música, es algo que puede resultar paradógico, pero a la vez necesario debatir si queremos dar solución y sobre todo, si queremos dar significado a la labor de entidades que se están esforzando en esta dirección.      
       Ahora, personalmente, durante el período que llevo enseñando música como profesor, tanto en la Enseñanza secundaria obligatoria, como en las diferentes escuelas de música en las que he sido Director, sí que es cierto que he podido valorar en primera persona  el poder que tiene la música como catalizador en el equilibrio de la diversidad social, y que al contrario de lo que piensan algunos, no sólo obedece al terreno lúdico-festivo. Por ejemplo, en los últimos años y dentro de la Enseñanza Obligatoria ESO, tuve el privilegio de colaborar en el denominado programa INTEGRA. Este, era un ambicioso programa educativo, propuesto desde la Consellería de educación valenciana, cuyo principal objetivo era recuperar alumnos/as en riesgo de exclusión social por cuestiones de absentismo, provocadas en su mayoría por la falta de seguimiento familiar y pertenecientes normalmente a colectivos desfavorecidos tanto social como económicamente.
       Procedentes mayoritariamente de la etnia gitana, aunque no todos, estos alumnos y alumnas presentaban desde el principio una actitud de rechazo hacia todo lo que significa algo impuesto y obligado. Acostumbrados a no regirse por casi ningún tipo de norma social ni educativa, excepto por las suyas propias, resultó difícil encontrar argumentos para “engancharlos”. De este modo, se nos ocurrió partir de aquellos aspectos por los cuales sentían algo de interés y afortunadamente, la música fue una de ellas.
        De manera increíble y de modo radical, estos alumnos cambiaron su actitud cuando nos propusimos fabricar en colaboración con al aula de tecnología unos cajones flamencos. No sólo había que fabricarlos, había que diseñarlos, dibujarlos, calcular los materiales necesarios y elaborar un plan de trabajo por escrito. De esta manera obteníamos nuestros objetivos académicos al desarrollar las capacidades de lectura, compresión escrita y cálculo matemático y a la vez, los alumnos se sentían motivados por el resultado de un producto creado por y para ellos.
      Una vez fabricados, el siguiente paso, fue más difícil. Asimilar la importancia de los ensayos en la interpretación grupal, costó un tiempo, pero de manera sorprendente cuando se ponían a tocar y cantar comenzaban a escucharse unos a otros, sin interrumpirse y aceptando normas sociales no impuestas, como el respeto al turno sus compañeros, la igualdad de oportunidades, la tolerancia ante las dificultades de los demás, la paciencia, el concepto de liderazgo no impuesto, el orden, el autocontrol y sobre todo, algo que nos llamó poderosamente la atención, la gestión de sus emociones, algo que habría resultado imposible pensar en estos alumnos, quienes carecían de unos valores no adquiridos en sus propias casas y que hacía casi imposible la convivencia con los demás. Desde luego, un verdadero modelo de integración social, a través de la música.
       Pero también les hablaba antes de importancia de las asociaciones no gubernamentales, con la misma o más capacidad de inserción social. Aquí en Valencia, las Sociedades Musicales son un verdadero ejemplo demostrado de mecanismo de inserción social a través de la música. Principalmente en las tres provincias de la Comunidad valenciana, pero últimamente también en otras comunidades como la gallega o la Comunidad de Madrid.
       Las Sociedades Musicales constituyen una plataforma educativa y cultural sin precedente en el panorama mundial, pues se basan, casi sin desearlo,  en el principio fundamental de la inserción social, la aceptación de todos sus miembros sin distinción de sexo, raza, religión, edad, casta o clase social…La aceptación de todos sus miembros sin ningún tipo de característica previa ni requisito, hace a las Sociedades Musicales diferentes, incluso comparándolas con las Enseñanzas Musicales regladas, quienes sí realizan pruebas de acceso.
     Llegados a este punto, lanzo la siguiente pregunta desde el punto de vista de las relaciones humanas, ¿Qué entendemos realmente por una agrupación musical?...Evidentemente se trata de un grupo humano, cuya finalidad es interpretar música ya sea mediante el canto o la interpretación instrumental, pero si nos fijamos bien, también es como una sociedad en pequeñito -de hecho así se llaman, Sociedades Musicales- donde cada uno tiene una misión particular, detallada en un papel codificado y secreto, la partitura.  El resultado final, el concierto, es el  producto de semanas o meses de trabajo en grupo, y aquí es donde radica la magia de todo el proceso, en el trabajo en grupo. Un resultado común basado en la diversidad.
        Además y dentro de esta Sociedad, hay otro equipo integrado de personas, un grupo de personas que no son músicos. Son los que su sentimiento de pertenencia al grupo les viene dado por cuestiones organizativas y/o administrativas, y sin las cuales no tendría  futuro la existencia del grupo. En ellos radica la labor menos reconocida y más ingrata, pues éstos no reciben nunca el aplauso ni reconocimiento del público. De nuevo, aquí la integración social responde al altruismo y voluntariado como único requisito y pone en valor las cualidades de empatía y el “saber delegar” de sus miembros.
        Volviendo de nuevo de la agrupación musical en concreto, aquí las únicas clases que hay, por llamarlo así, son las secciones de viento-madera, el viento-metal, la cuerda y la percusión. Cada una con la misma importancia. Para poder pertenecer a cada sección, no es necesaria más que una condición, la responsabilidad y respeto hacia los demás con el cumplimiento de tu trabajo. Un trabajo que consiste en,  asumir tu responsabilidad asistiendo a suficientes ensayos como para hacer digna tu interpretación y como consecuencia la de tu sección. Si trabajas lo suficiente y demuestras aplicación y espíritu de superación, además, te puedes llegar a convertir en portavoz de tu grupo o sección, aquí llamado en el argot de la música, “el o la solista”.
        Y es que no hay mejor ejemplo y modelo de inserción social a través de la música que a través de una agrupación musical, Banda, Orquesta, Coro, Rondalla…. Yo particularmente definiría la agrupación musical como el espacio de convivencia con mayúsculas, donde toda la diversidad que la forma, es enriquecedora por sí misma. Esto, quiere decir que cuanto más diferentes seamos dentro del grupo, y cuanto mayores sean las particularidades que nos definan de manera individual, más posibilidades tenemos de  aprender cosas unos de otros.
       Los músicos hacemos esto de manera inconsciente, estamos acostumbrados a hacerlo todos los días de manera automática. Somos capaces de esperar pacientemente el tiempo que sea necesario durante un ensayo a que un compañero aprenda un pasaje musical de la obra, porque sabemos que su buena acción musical condiciona la nuestra y que quizás mañana seremos nosotros los que necesitemos que nuestros compañeros aguarden pacientemente a que aprendamos nuestra parte. Sabemos que vencer poco a poco las dificultades que se nos presentan a través de los ensayos, no sólo eleva nuestra auto-estima, también la del conjunto, y lo más importante para mí, constituye un verdadero ejemplo y lección de superación.
       Y es que las personas que integramos la agrupación musical somos diferentes, cada uno venimos de un contexto familiar y una realidad social diferente. Tenemos maestros, operarios, todo tipo de licenciados, músicos profesionales, niños, jubilados, estudiantes, amas de casa…cada uno con una educación y escala de valores diferente,  con diferencias tanto culturales como laborales, pero con un objetivo común que es la música.
     
       La labor social que desarrollan las Sociedades Musicales es tan compleja y profunda, que sería necesaria la participación en esta conferencia de un sociólogo, un psicólogo, un pedagogo, y todos aquellos profesionales dedicados al estudio de las relaciones humanas y aún así nunca terminaríamos de explicar la riqueza y complejidad que es capaz de desarrollar. Es necesario insistir ante las autoridades y responsables culturales competentes, sobre la importancia de cuidar y potenciar Las Sociedades Musicales, pues como he intentado transmitir durante esta ponencia, no sólo deben considerarse en su vertiente lúdico-festiva. Su labor como herramienta de inclusión social a través del espacio de convivencia que es capaz de generar, debe ser considerada fundamental para la cultura y educación de nuestros hijos.
      Para acabar, quisiera hacer mención al acontecimiento que vamos a asistir durante estos días. Aunque no se trata de una actividad de inclusión social por sí misma, si que se podría considerar de integración de dos sistemas educativos y culturales diferentes, en la que la Música desarrolla de nuevo su misión catalizadora y enriquecedora de las relaciones humanas.
     Espero que este sábado podamos disfrutar de la magia que es capaz de provocar la música como instrumento de inserción, pero también de convivencia y hermandad entre los pueblos de Dourdan y Montserrat.
     Muchas gracias por su atención.

Con la SIUM de Montserrat al Palau de Valencia


       El pasado mes de Julio del 2014, ha sido de los más "apretados" musicalmente de mi vida. Un total de tres conciertos con la SIUM de Montserrat, el concurso internacional de Dirección de Córdoba y el concierto con el grupo de Metales y percusión de Buñol...
       De los tres conciertos de la SIUM de Montserrat, decir que correspondían a dos festivales, el primero el dia 6 en Real de Montroy (Valencia), el segundo en Montserrat junto a la Banda invitada de la Sociedad Musical turisense de Turís (Valencia) y dirigida por mi buen amigo y mejor Director, Juanma Alarcón García. Por fin,  tercer y último concierto en este mes, tuvo lugar el dia 27 de Julio en el Palau de Valencia.
       Este concierto ha supuesto la culminación de todo el trabajo de un año. Aprovechar el marco incomparable que nos ofrece el Palau de la Música valenciana, es una obligación para la Sociedad Musical y por supuesto para mí, como responsable musical  de su Banda Sinfónica. Siendo de esta manera, programé un concierto en el que predominaba la música original de vientos, los compositores valencianos y como no, los contrastes tanto de estilo como en formas. Además, tuvimos la fortuna de contar con la presencia de tres compositores de tres obras interpretadas, lo cual aún daba más sentido y categoría a nuestro concierto. El programa se completaba con una obra transcrita de orquesta, la maravillosa Sinfonía sevillana de Joaquín Turina, una obra que ha supuesto un verdadero reto de interpretación tanto para el grueso de la plantilla, como para los solistas. Deseo que volvamos a repetir en un futuro un concierto en el Palau de Valencia, pues como digo, es un lugar donde el músico tiene sensaciones y respuestas a su sacrificio que difícilmente puede recibir en otros lugares.





Premio internacional de Dirección de Orquesta


         Tan sólo han pasado dos meses y ya me parece una eternidad. A finales de Julio de este 2014 he tenido la gran fortuna de haber obtenido el 2º PREMIO y también el PREMIO ESPECIAL del público en el Concurso Internacional de Dirección de Orquesta en Córdoba (España). El concurso estaba abierto a participantes de cualquier nacionalidad, edad y sin requisitos de titulación. En esta II edición, concurríamos en una primera fase un total de 25  participantes, procedentes de diferentes países como Bulgaria, Japón, Holanda y España. En esta primera fase, tuve que dirigir la obertura "La forza del destino" de G. Verdi y el comienzo hasta la mitad aproximadamente de la obertura de Johan Strauss "El barón gitano". Tras la obligada deliberación del Jurado, formado por el Director del concurso y titular de la Sinfónica de Córdoba, D. Lorezo Ramos y los propios miembros de la Orquesta, el resultado fue que de todos los aspirantes a la semifinal, pasamos un total de ocho. En esta fase, debíamos preparar con la orquesta un tiempo o fragmento de la Sinfonía 40 de Mozart y la Sinfonía 3 "escocesa" de Mendelssonh.


Una orquesta disciplinada, pero sobre todo, respetuosa y seria, que facilitaba la realización de esta prueba. Durante el tiempo adjudicado a cada candidato, se nos pedía dirigir varios fragmentos de las obras anteriormente enunciadas. La realización de esta fase del Concurso, no sólo debía demotrar las mejores habilidades en la "conducción musical", también a la hora de corregir y ensayar con la Orquesta. La parte que me tocó dirigir de Mozart fue el IIº movimiento y de la escocesa el divertido pero difícil III movimiento. Mi impresión después de haber realizado la prueba, es satisfactoria en general, aunque reconozco que fallé en los tempos, sobre todo en Mozart que me quedó un poco lento. A pesar de todo, mi sopresa fue enorme cuando anunciaron mi pase a la final!!     De nuevo, en una final de Dirección orquestal. Cuatro finalistas: dos españoles, un japonés y un búlgaro. Ya tengo suficiente... eso pensé, pues el hecho de poder dirigir en un conierto a una orquesta profesional, ya es un verdadero premio soñado durante años. Tal y como se decidió por parte del Jurado, se hizo un sorteo para dirigir un tiempo de cada sinfonía, es decir que salíamos a 2 tiempos por aspirante. A mí me tocó el IV Mov. de la Sinfonia 40 de Mozart y el III mov. de la Sinfonia escocesa de Mendelssohn. Mis compañeros estuvieron magníficos, además dirigían todos de memoria, cuestión que yo no había previsto ni por asomo, pues nunca lo había hecho antes, y es que tengo una opinión un tanto crítica a este tipo de decisiones, y que quizás en otro momento explicaré aquí en mi blog. 
       Así que, viendo que sería el único en salir al escenario con mis partituras, decidí hacerlo de memoria por primera vez en un concierto. El resultado final, como he contado al principio de esta entrada, una grata sorpresa, a un "pasito" de ganar el Concurso. Dicen que un 2º PREMIO es el primero de los que pierden...Yo no estoy de acuerdo. Esta experiencia me ha enriquecido como Director, pero también como persona, demostrándome a mi mismo una vez más, lo importante que es en la vida luchar por aquello en que uno cree. Además, ese PREMIO ESPECIAL del público, un público anónimo y desconocido, me da si cabe más fuerza y confianza en mí mismo. En fin, visto de esta manera, creo que he ganado. 
Mi agradecimiento a la Orquesta Sinfónica de Córdoba y a su titular D. Lorenzo Ramos por el exquisito trato, mi felicitación a mis compañeros y por supuesto al ganador del Concurso. Hasta siempre.




Réquiem de Mozart en la Madeleine de París, 2014.




     El pasado 16 de Agosto, he tenido de nuevo la oportunidad de volver a París con la Orquesta de cámara Jean-Louis Petit y el Coro Amadeus, para dirigir el Réquiem de Mozart. El concierto que se ofrece de manera tradicional durante todo el año, estaba protagonizado por grandes cantantes solistas como Mathilde Marodon (soprano), Sylvie Sulle (mezzo-soprano), David Lefort (Tenor) y Olivier Peyrebrune (basse). 
     De la misma manera que el año pasado, mi trabajo ha consistido en un ensayo general previo al concierto, una hora y media antes, y el concierto mismo. Una experiencia "diferente", teniendo en cuenta la inmediatez de todo el proceso. El concierto se completaba con dos versiones del Ave María de Schubert y Goudnod para orquesta de cámara y soprano y el Ave Verum de Mozart para coro y orquesta.


       Debo destacar la belleza de la Madeleine, una Iglesia espectacular de estilo neoclásico por el exterior y que se parece muchísimo al Parthenon de Atenas, pero curiosamente de estilo barroco en su interior y con una acústica, que quizás con demasiada reverberación desde el altar, pierde este exceso y gana en sonoridad a lo lejos. La iglesia llena de público con mas de 500 personas, supone además un estímulo añadido a este extraordinario concierto de música religiosa.
       Nunca antes había hablado del compositor y artífice de todo este proyecto el Sr. Jean-Louis Petit, uno de los últimos alumnos de Messien. Es un compositor preocupado por la tradición francesa y sobre todo por la de finales del S.XIX, gran arreglista y transcriptor del repertorio clásico, tiene innumerables obras de cámara, para solistas, orquesta sinfónica y banda sinfónica, siendo para esta última agrupación la obra "La resistance aux superbes" o "la resistencia a los soberbios", estrenada este mismo año en el Feestival Nacional de Bandas de Música de Amposta con la SIUM de Montserrat.


       Todas las versiones realizadas en este concierto tanto del Réquiem como del resto del programa, están arregladas por el Sr. Jean-Louis Petit, adaptando toda la música a las características de la orquesta de cámara, el coro y los solistas. El resultado es magnífico y en algunas ocasiones como en el Réquiem, respeta la instrumentación original sobre todo de la parte final correspondiente a Süsmayer. 
        Como anécdota sólo puedo nombrar el hecho de haber dirigido la gran mayoría del Réquiem sin "la pajarita"...creo que se desató y cayó al suelo en los primeros compases del Dies Irae, tras algunos movimientos gestuales un tanto extrovertidos...
        Espero volver al año que viene, este concierto me ayuda no sólo para desconectar de la rutina, también para cargar pilas en plan musical y familiar. Un subidón vamos...

Metales y Percusión de Buñol 2014

      El pasado 23 de Julio de 2014 he tenido de la oportunidad de disfrutar de una de las experiencias más gratificantes que como músico de mi pueblo he experimentado en mi vida. Se trata de haber dirigido el ensemble "Metales y percusión de Buñol", formado por músicos de ambas Sociedades Musicales y creado expresamente para un concierto en el impresionante Auditorio al aire libre de Buñol (Valencia). Este concierto, enmarcado dentro de la Bienal Musical y que viene organizando el Exmo. Ayuntamiento de Buñol, surge de la mano de un grupo de músicos, amigos entre sí, pero con una particularidad que debo explicar para los que no conocen la idiosincrasia musical de mi pueblo.
   
    En Buñol hay dos magníficas y centenarias Bandas Sinfónicas, La Artística y La Armónica, llamados cariñosamente "los feos" y "los litros" respectivamente. Entre ellas ha existido siempre una lógica rivalidad, que ha permitido que se hayan convertido en unas de las mejores agrupaciones musicales amateurs del Mundo. Las dos Sociedades Musicales disponen de Banda Sinfónica, con más de 180 músicos cada una, Escuela de Música, Orquesta Sinfónica, Joven Banda y Joven Orquesta, Coro, Ensembles varios...etc...Son incontables los músicos profesionales que han surgido de sus filas, solistas en las mejores orquestas, compositores, directores, profesores en conservatorios..., Y a lo largo de la historia, cada una ha llevado su proyecto artistico-musical de manera particular e independiente, pero siempre..."mirando de reojo" a la otra Sociedad.
   
     La relación que siempre hemos tenido los músicos de estas dos Sociedades siempre ha sigo magnífica, compañeros en el colegio, en el conservatorio, pero sobre todo amigos y amigas de "nuestra calle", amistad nunca cuestionada por todo lo descrito y es lo que ha permitido afrontar este proyecto con total naturalidad. Después de esta explicación, creo que se entiende mejor lo orgulloso y afortunado que me he sentido al haber colaborado como Director en un grupo así...No sólo eso, además la semana ha sido fantástica en cuanto a ensayos, ambiente de trabajo y el resultado no ha podido ser otro que un estupendo concierto al que han asitido cerca de 500 personas!!, algo increíble y que nos demuestra una vez más el poder de convocatoria que sigue teniendo la música en nuestro pueblo, pero también el poder de la amistad y la profesionalidad por encima de ideologías y rivalidades. Una lección al Mundo. Un lujo, hasta siempre amigos!!

    

Turandot y Mehta


   
    Experiencia imborrable y de profunda influencia en mi vida como Director. Así puedo definir estas semanas en Les Arts como Director interno en la ópera Turandot de Puccini
    Mi sorpresa fue enorme cuando recibí la llamada de Ricardo Casero, Director titular de la Orquesta Reino de Aragón, trombón solista de la Orquesta de la Comunitat valenciana y Director habitual en los grupos internos de la óperas en Les Arts. Mi respuesta fue inmediata, y mi sorpresa enorme al hacerme la propuesta y comunicarme además, que trabajaría con el gran, único y admirado Zubin Mehta. Una oportunidad así, no se puede dejar pasar...pensé, y es que trabajar junto a una leyenda viva de la Dirección orquestal, es algo que no se presenta todos los días.


        Con dos lecturas de conjunto, el ensayo pre-general y el general, ya estábamos preparados para las tres funciones. Mi trabajo consistía en coordinar y dirigir el grupo de viento interno, pero también tocar el órgano en dos momentos de la ópera y dirigir también al fabuloso coro de la Generalitat durante el segundo acto.



Tengo que reconocer que todo ha sido más fácil al haber tenido la enorme suerte de haber trabajado con grandes profesionales en la Banda interna. Desde el primer momento, han depositado su confianza en mi, propiciando un ambiente de trabajo serio y disciplinado, pero a la vez, lleno de complicidad y buen hacer. Vaya desde aquí mi agradecimiento a Eloy Tarin, Vicente Ivorra, Sergi Miñana y Ernesto Peidró. 


Ahora, y tras una semana de descanso y de asimilación de todo lo sucedido, nos encontraremos de nuevo para la grabación en CD con otro mítico de la lírica, Andrea Bocelli. Pero eso es una nueva aventura por descubrir y merece otra entrada en mi blog.

Réquiem de Mozart 2014

El próximo 16 de Agosto del 2014, volveré a la fabulosa Iglesia de La Madeleine en París a dirigir de nuevo el Réquiem de Mozart, con el coro Amadeus y Orquesta de cámara Jean Louis Petit del que afortunadamente soy Director asociado.



El programa completo del concierto será el siguiente:
 
Samedi 16 août 2014 : 21 h 
Eglise de la Madeleine, Paris
MOZART : Requiem,Ave Maria de Schubert. Ave Maria de Gounod
Ave Verum de Mozart
Mathilde MARODON  soprano,  Sylvie SULLÉ mezzo,

Compositores valencianos de todos los tiempos

    Este pasado Domingo 11 de Mayo, dirigí mi décimo concierto con la Banda Sinfónica de la Sociedad Instructivo Unión Musical de Montserrat…y esto en menos de un año!!
    Para esta ocasión, y dentro del Ciclo “Retrobem la nostra música”,  hemos programado una selección de música compuesta por compositores valencianos, como suele ser lo habitual, aunque con la novedad de introducir como hilo argumental, la música valenciana de los 400 últimos años.
    Se trata de un proyecto que nace con la idea de mostrar al público, concierto a concierto, la historia de la música valenciana desde sus primeros testimonios documentados hasta lo más reciente y contemporáneo. Pretendemos así, convertir este ciclo en un “viaje musical”, que de una manera lo más ordenada en el tiempo posible,  presente la música valenciana en su máxima diversidad y riqueza. ¿El objetivo? sin duda, invitar a los oyentes para que puedan desarrollar  una “memoria musical” de lo más tradicional de nuestra cultura de los siglos pasados, pero también una actitud abierta hacia nuevos lenguajes y estilos de compositores contemporáneos tan valencianos y comprometidos como los demás.
     Así pues quedó el programa de este concierto:

· Tocatta en do mayor y Batalla imperial…………………...Juan Bautista Cabanilles
                                                                                                   Algemesí (1644-1712)
·L´entrá de la murta (pasodoble)………………………………..………..Salvador Giner
                                                                                                  Valencia (1832-1911)
·El motete (pasodoble)………………………………………………….……José Serrano
                                                                                                       Sueca (1873-1941)
·Lo cant del valenciá (pasodoble)……………………………………………Pedro Sosa
                                                                                                  Requena (1887-1953)
·Xàtiva, 1707.........................................................................David Penadés Fasanar
“la ciutat abatuda” (Sinfonietta nº 3)                                                  Canals (1978)
· Tribal elements……………………………………………..…José Miguel Fayos Jordán
                                                                                                                Chella (1980)
Director:    Manuel Godoy

Concierto en Amposta (Tarragona)

Amposta de Banda a Banda 2014

Hace ahora cuatro años que tuve la oportunidad de participar en este Festival Nacional de Bandas de Música que organiza La Lira Ampostina. En aquella ocasión fue con la Banda Sinfónica Armónica de San Antonio de la que he sido director titular hasta hace tan sólo unos meses y tengo un grato recuerdo tanto del concierto como del viaje. Ahora, y como Director titular de la SIUM de Montserrat (Valencia), vuelvo con la intención de recuperar aquellas sensaciones.

     El programa de concierto, ambicioso y de gran dificultad, se presenta mayoritariamente en la primera parte con música original para Banda sinfónica, donde destacaría el estreno absoluto de la obra “La résistance aux superbes” , la resistencia a los soberbios, trabajo del compositor francés Jean-Louis Petit y que además, está dedicada por el autor a la Banda de Montserrat. Se trata de una música inspirada en los graves acontecimientos de actualidad que se está sufriendo el pueblo sirio. Es una obra compleja tanto en el lenguaje contemporáneo que desarrolla, como en el tratamiento del grupo instrumental. La segunda parte está integrada por dos obras elegidas del repertorio para orquesta y de un marcado carácter popular. Música basada en el más profundo folclore español y mejicano tratado por Turina y Márquez respectivamente. Dos partes contrastantes en estilo y contenido, un verdadero reto.  Será el próximo 22 de Febrero en la sede de la Lira Ampostina y a las 20 horas.

 

1ª parte

·       Obertura Downey…………………………..………Oscar Navarro

·       La résistance aux superbes* ……….Jean-Louis Petit

      *Estreno absoluto. Homenaje al pueblo Sirio. Obra dedicada a la SIUM de Montserrat.

·       8 de Febrer (Fantasía per a banda)……….Vicente Ortíz Gimeno

          Obra obligada en el Certamen de Diputació 2012 (secció III) i guanyadora el mateix any al concurs de composición de     Berklee College of Music (Boston, USA).

·       Dolça Memòria (PD)………….José R. Pascual-Vilaplana

2ª parte

·       Sinfonía sevillana………………………………………...….Joaquín Turina

                  1. Panorama (Andante-Allegretto)

2. Por el río Guadalquivir (Andantino mosso)

                  3. Fiesta en San Juan de Aznalfarache (Allegro vivo)

·       Conga del fuego nuevo……………………….Arturo Márquez (arr. Nickel)

 

 

W3C Validations

Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Morbi dapibus dolor sit amet metus suscipit iaculis. Quisque at nulla eu elit adipiscing tempor.

Usage Policies